• PAN y PRI hoy critican, pero no erradican la corrupción de sus filas, así manejan la pandemia donde son gobierno, destacó el legislador

• El Presidente de México pudo haberse vacunado antes que todos, pero prefirió dar una lección de ética a sus detractores, subrayó Carranza Aréas

El diputado federal de Morena por Veracruz, Julio Carranza Aréas, señaló que de cara al proceso electoral de 2021, el manejo de la crisis sanitaria por COVID-19 por parte de quienes encabezan algún gobierno en cualquiera de los tres niveles, sea federal, estatal o municipal, debe ser totalmente apegado a los principios de ética, congruencia y austeridad, a fin de que no se lucre con las vacunas ni con los programas sociales en el marco de la pandemia.

El legislador dijo que tanto el Gobierno federal como el propio presidente Andrés Manuel López Obrador, han mostrado una actitud ética, apegada a los principios de honestidad, austeridad y cero privilegios para quienes ostentan el poder, marcados por el líder moral de la Cuarta Transformación de la vida pública del país.

Julio Carranza destacó que el presidente López Obrador pudo vacunarse desde la llegada de las primeras vacunas a México, al ser su salud un tema de seguridad nacional, no obstante, no se vacunó contra el COVID-19 antes que todos para dar una muestra ética y un cambio contundente de actitud, en lo que se refiere a los privilegios que acostumbraban darse en el viejo régimen.

El diputado Carranza recordó los sueldazos, bonos y la serie de gastos excesivos y superfluos que acostumbraban asignarse al por mayor gobernantes y legisladores, sello que caracterizó a los gobiernos del PRI, PAN y PRD que hoy se presentan en alianza para competir contra Morena en la elección en puerta de 2021.

Bonos generosos, vales de gasolina, camionetas blindadas, vehículos de lujo, aviones presidenciales, aeronaves a capricho, pagos millonarios de teléfonos celulares, asesores, asistentes, lujosos banquetes y presupuesto para restaurantes y viajes internacionales en primera clase, son tan solo una muestra de la vida de emperadores que se daban con el dinero del Pueblo, pero eso se acabó, sostuvo Julio Carranza.

Aseguró que ahora la austeridad republicana es una realidad y se vive no sólo en Palacio Nacional y las Secretarías de Estado, sino también en las Cámaras de Diputados y Senadores, donde se eliminaron los gastos innecesarios y su presupuesto operativo se redujo prácticamente a la mitad.

Las palabras convencen, pero el ejemplo arrastra, señaló, la congruencia que ha mostrado el presidente Andrés Manuel López Obrador, al decidir vacunarse hasta que le tocara a su grupo de edad, es una muestra de la línea del Gobierno federal que se refleja de forma voluntaria en la eliminación uno a uno de los privilegios que acostumbraba el viejo régimen.

Esa decisión, apuntó, cargada de humildad y respeto por el Pueblo de México, indica claramente qué clase de país estamos construyendo. El presidente López Obrador no se vacunó para dar una muestra contundente de ética y asestar un golpe letal a la tradición de privilegios de la vieja clase política a la que nunca pasó por su cabeza renunciar a los excesivos lujos que son un insulto para los millones de mexicanos que se esfuerzan por ganarse la vida honradamente.