Con el 80 por ciento de percepción negativa en seguridad y 35 mil millones de pesos asignados a la Guardia Nacional, el diputado Héctor Barrera Marmolejo cuestionó hoy los resultados de esta institución a más de un año de su entrada en operación en la Ciudad.

Dijo que no hay capturas o acciones relevantes a más de un año de operación de este nuevo cuerpo de seguridad en las alcaldías, lo cual da un aspecto de debilidad institucional ante la capacidad financiera y preparación militar que tiene.

“La Guardia Nacional debe fortalecer la seguridad de la Ciudad de México con coordinación de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, haciendo tareas de inteligencia y de investigación en las alcaldías donde se encuentra operando”.

Añadió que es muy costoso este “capricho” presidencial con débiles resultados frente a la delincuencia. “Ya tiene más de 100 mil elementos a nivel nacional y no hemos sabido sobre detenciones contundentes para evitar la colusión de más ilícitos”.

Barrera, integrante de la Comisión de Seguridad Ciudadana del Congreso CDMX, explicó que los citadinos enfrentan dos fenómenos: los delitos comunes como el robo a transeúnte, a casa-habitación o en el transporte público, sumado a la molestia de policías por ser los más castigados en términos de estabilidad social.

Contra ello, agregó que el GPPAN estableció en esta Legislatura reformas en la Ley del Sistema de Seguridad Ciudadana, que tiene como pilar la dignificación de la policía y evitar la reincidencia en el Ministerio Público, además de judicializar carpetas de investigación.

Habló de la urgencia de coordinación entre la Guardia Nacional con la SSC y FGJ CDMX, sumado a las tareas de inteligencia y corresponsabilidad de resultados, con informes mensuales o semanales para evaluar los alcances.

El diputado cuestionó los reportes sobre disminución en los índices delictivos de los últimos cuatro meses, debido a que la Ciudad estuvo en confinamiento por la pandemia. “Hubo un periodo en el 2020 en que la Ciudad se posicionó en el primer lugar de los delitos comunes, pese al resguardo domiciliario de la gente”.

Finalmente, sostuvo que la política de seguridad del presidente y la jefa de Gobierno está equivocada, ya que en vez de fortalecer a la Policía Federal con equipamiento, capacitación, preparación y tecnología para la persecución de los criminales, se decide desaparecerla y hacer una Guardia Nacional hasta ahora obsoleta.