La secretaria de gobernación, Olga Sánchez Cordero demandó a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) no ocultar información y poner en conocimiento de las autoridades cualquier situación que pueda estimarse constitutiva de un delito.

Durante la conferencia de prensa de este miércoles en Palacio Nacional, Sánchez Cordero fue cuestionada acerca de la tortura y violaciones a los derechos humanos impuestas por el crimen organizado y autoridades a los migrantes que ingresan a nuestro país cometidas durante el 2019 y el 2020 y de las cuales tuvo conocimiento el organismo encabezado por Rosario Piedra Ibarra sin que se emitiera ninguna recomendación o denuncia.

De acuerdo con la secretaria, la principal función de la CNDH no es deslindar responsabilidades sino trabajar en pro de que las violaciones de los derechos fundamentales sean castigadas.

«Yo esperaría que la actuación de los Derechos Humanos, que es, por cierto, una institución muy prestigiosa, siga y continúe transparentando y no ocultando información y denunciando y haciendo recomendaciones —que es su función— para que las autoridades actuemos en consecuencia; creo que es su responsabilidad y sobre todo su rendición de cuentas y su transparencia lo que debe privilegiarse, porque como se dice, estaba ocultando información —cuando menos eso es lo que se está manejando— que estaba ocultando cierta información- yo creo que ante todo la rendición de cuentas para que se pueda actuar en consecuencia», sentenció Sánchez Cordero.

La funcionaria estimó que es «inaceptable» tener conocimiento de presuntas violaciones a los derechos humanos o delitos y no reconocerlas y tampoco denunciarlas.

«Desde luego estas violaciones a los derechos humanos de los migrantes son absolutamente inaceptables y cualquier denuncia que tengamos en relación de nuestro personal de migración o de los policías o de cualquier otra instancia de gobierno que viole derechos humanos, tenemos que tener las investigaciones de la CNDH para proceder en consecuencia, no para deslindar responsabilidades, sino para imputar conductas irregulares y probablemente constitutivas de delitos a todos estos funcionarios que han estado acosando y violentando derechos humanos de los migrantes», sostuvo enfáticamente.

En seguida, Sánchez Cordero reconoció que durante lo que va del actual sexenio se han documentado casos del personal de migración responsable de violaciones a los derechos humanos de los migrantes.

Estimó que es preciso admitir que se tiene el problema para poder avanzar en su solución y disminuir considerablemente este tipo de conductas denigrantes en agravio de quienes buscan una alternativa de vida mejor a la que tienen en su lugar de origen.