• El legislador advirtió que hay vacíos legales creados a propósito en la nueva Ley Nacional de Aguas con el objetivo de seguir lucrando con el vital líquido

• La Ley de Aguas que intentaron aprobar en Cámara de Diputados se echó abajo porque no permitía atacar las concesiones privadas y prevalecía la opacidad

El diputado federal de Morena por el estado de Veracruz, Julio Carranza Aréas, propuso la creación de organismos públicos manejados por ciudadanos en las principales ciudades del país, esto con el objetivo lograr una administración eficiente del agua, a fin de evitar malos manejos y que se continúe lucrando con el vital líquido y las necesidades de la población.

Se necesita que existan mecanismos de agua en las principales ciudades del país, que sean de carácter público y que estén manejados por comités ciudadanos. ¿Por qué? Porque al hacerlo de forma privada se le pone un componente especial que es la utilidad, la búsqueda del beneficio particular para unos cuantos, eso se debe evitar, aseguró el legislador.

En entrevista, Julio Carranza indicó que como hasta ahora no está bien regulada esta parte, siguen sucediendo casos como los que la ciudadanía ha estado reportando y señalando, como los de Grupo MAS y CAB, concesionarios del servicio de agua potable en Veracruz, que se convierten de alguna manera en caja chica de los gobiernos municipales e impiden que haya un manejo adecuado y eficiente del agua.

El problema aquí, subrayó el Diputado Carranza, son los vacíos legales que se mantienen desde 2012, cuando la Suprema Corte de Justicia de la Nación dictó que se tenía que crear la Ley de Aguas; con la actual legislatura federal, ya serían cuatro trienios en desacato si no se aprueba una ley que permita obtener los instrumentos legales necesarios para poder atacar y evitar este tipo de situaciones.

Existe todo esto porque hay un vacío legal que crearon a propósito. O sea, realmente la Ley Nacional de Aguas la crearon con esa intención que es seguir generando utilidades, apuntó.

Julio Carranza explicó que la Ley de Aguas que intentaron aprobar los diputados federales tanto del PAN como de Morena, la denominada ‘Ley Mata-Flores’, se echó abajo porque no contemplaba todos los cambios que se pedían y que permitirían contar con una esencia legal para poder atacar este tipo de concesiones.

Se hicieron 42 foros nacionales y se tomaron 4 puntos bases: la sustentabilidad del agua, el régimen de no concesión, las multas a las empresas que contaminan, y el derecho humano al agua, son los cuatro temas que tendrían que haber sido el grueso de esta ley general.

El diputado federal indicó que los ‘señores legisladores’ buscaban aprobar un borrador de ley en donde se seguía contemplando el régimen de concesiones, lo cual impide que se puedan llevar a cabo acciones legales contra concesionarios como MAS y CAB en la zona conurbada, que no brindan un suministro adecuado de agua potable, porque el agua que manejan incluso tiene color, sabor y olor, y violan su propia concesión al cobrar el servicio por metro cuadrado de construcción en lugar de metro cúbico de consumo.

Entonces finalmente lo que se hizo fue parar este borrador para pasarlo al siguiente período y tener ya una esencia legal para poder contrarrestar estos abusos que se tienen, puntualizó.

Carranza Aréas indicó que ha tenido acercamiento con todas estas compañías que manejan las concesiones del agua en Veracruz, sin embargo, “personalmente he tenido que marcar distancia para evitar que este asunto se politice, porque estos temas no se deben politizar”.

Aseguró que estos temas tienen que ser netamente ciudadanos, pues cuando un político o un funcionario se meten de lleno a la gestión de este tipo de asuntos, inevitablemente adquieren un peligroso tinte político-electoral que estos casos no deben tener.