La policía detuvo al opositor ruso Alexei Navalni a su llegada al aeropuerto moscovita de Sheremetievo, cuando se disponía a pasar el control de pasaportes, constataron periodistas en el lugar.

Los servicios penitenciarios rusos (FSIN) confirmaron en un comunicado la detención de Navalni, de 44 años, quien «continuará detenido hasta la decisión del tribunal» sobre su caso.

El opositor regresaba en avión desde Alemania, donde permaneció varios meses para recuperarse de un presunto envenenamiento que atribuye a los servicios especiales rusos (FSB) por orden directa del presidente Vladimir Putin.

Según el FSIN, Navalni incumplió cuando estaba en Alemania las condiciones de la condena de 2014, que le obliga a presentarse al menos dos veces por semana en la administración penitenciaria.

La principal figura de la oposición rusa cayó súbitamente en coma en agosto, cuando regresaba de un viaje a Siberia. Inicialmente fue hospitalizado en Omsk, pero fue evacuado unos días después a un hospital de Berlín.

Tres laboratorios europeos concluyeron que fue envenenado con un agente nervioso del tipo Novichok, desarrollado en la época soviética, una conclusión que confirmó la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ).

Moscú lo niega y acusa a los servicios secretos occidentales y a la higiene de vida de Navalni.