El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informó que el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) repuntó durante el primer mes de 2020, al registrar una inflación de 3.24 por ciento, el mayor nivel desde julio de 2019, cuando mostró una tasa de 3.78 por ciento.

A pesar del alza del Índice de Precios al Consumidor, la cifra de inflación se encuentra dentro del rango de 3.0 por ciento, más/menos un punto porcentual, que estableció el Banco de México (Banco de México).

El INEGI explicó que el aumento de los precios al consumidor fue resultado del alza de las tarifas energéticas, el ajuste del Impuesto Especial sobre la Producción y Servicios (IEPS) a cigarros y bebidas azucaradas y a productos agropecuarios.

En enero hubo alzas en jitomate, con 18.53 por ciento; cigarros, con 8.76 por ciento; tomate verde, con 30.59 por ciento; loncherías, fondas, torterías y taquerías, con 0.85 por ciento, y gasolina de bajo octanaje, con 0.64 por ciento.

También se incrementó el precio de la calabacita, con 39.63 por ciento; del autobús urbano, 2.39 por ciento; vivienda propia, 0.20 por ciento; tortilla de maíz, 1.21 por ciento y derechos por el suministro de agua, con 1.91 por ciento.

Lo anterior se compensó con una disminución en transporte aéreo, con 31.87 por ciento; servicios turísticos en paquete, 12.42 por ciento; gas doméstico LP, 2.17 por ciento; pollo, 2.45 por ciento; nopales, 15.56 por ciento.

También se tuvieron bajas en paquetes de Internet, telefonía y televisión de paga, con 1.43 por ciento; huevo, 1.32 por ciento; hoteles, 3.45 por ciento; limón, 7.11 por ciento, y papaya, con 5.59 por ciento.