El presidente Andrés Manuel López Obrador lamentó el asesinato del juez federal Uriel Villegas Ortiz y su esposa en su domicilio en el estado de Colima y lo calificó de un “crimen atroz”.

En conferencia de prensa matutina desde el estado de Puebla, el mandatario federal aseveró que el Poder Judicial y la Fiscalía General de la República (FGR) van a cerrar filas para que este tipo de crímenes no se vuelvan a repetir.

“Quiero expresar mi más profundo pésame por el asesinato del licenciado Uriel Villegas Ortiz, juez del Poder Judicial y el asesinato también de su esposa, desde luego es un crimen atroz, condenable”, apuntó.

Las primeras indagatorias apuntan que el juez y su esposa habrían sido asesinados al interior de su domicilio la mañana de este martes. En el lugar también estaban las dos hijas de la pareja, de 3 y 7 años de edad, y una empleada.
Ante los hechos, el ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar, condenó el crimen y ha exigido que se esclarezca el caso y se haga justicia, asimismo, que se garantice seguridad a los jueces.